viernes, 4 de enero de 2013

Nuestra Columna de Hercules "Jbel Musa (851m)"

Cuenta la leyenda que las Columnas de Hércules señalaban el límite del mundo conocido, la última frontera para los antiguos navegantes del Mediterráneo. Los griegos conocían bien el Mediterráneo, aunque dadas las considerables distancias, sus conocimientos sobre lo que se extendía en el océano Atlántico era más limitado, dando lugar así a leyendas y temores. La columna norte (antiguo Kalpe) es identificada como el peñón de Gibraltar (426 m). Al otro lado se encuentra la columna sur (antigua «Abila») ha sido disputada a través de la historia, siendo los dos candidatos más probables el Monte Hacho (204 m) en Ceuta y el Monte Musa (851 m) en Marruecos. Fue Hércules quien separó las dos rocas para abrir el camino al océano Atlántico.
Se trate o no de una leyenda hay que reconocer que la silueta que nos muestra esta increíble Montaña da que pensar, pues aunque los ciudadanos de Ceuta nos guste llamarla "Mujer Muerta", la otra leyenda habla de que el Guerrero Atlante quedó petrificado y lo que parece el pecho de la mujer, es el escudo con el que entonces enterraban a los guerreros.
Cómo Geólogo la cuestión es mucho mas "creíble" ;-) a ver, la historia de forma extremadamente resumida es simple, imaginad grandes cantidades de calizas y dolomías que durante la orogenia alpina, al chocar las placas africana y euroasiática se levantaron..y por caprichos de la Naturaleza tiene esa forma tan espectacular. Se trata de una imponente Montaña que se divisa desde cualquier parte del Estrecho de Gibraltar y que además todos los ciudadanos de Ceuta conocemos bien pues parece que siempre alguien nos está vigilando. Después de llevar ya un tiempo con ganas, por fin este 2 de Enero de 2013 lo marcamos como fecha de salida. La meteo la daban buena y el equipo estaba listo para afrontar cualquier dificultad que Atlante nos pusiera.. ;-) Día 2 de Enero. La gente aún duerme la resaca de las fiestas cuando estamos cruzando la frontera entre España y Marruecos.
Nada mas pasar la frontera, cogemos el primer desvío a la derecha dirección Tanger hasta llegar al cruce que nos manda directamente a Belyounech.
Dejamos el coche aparcado junto a un puente y nos vamos andando hasta la zona centro del Pueblo, desde donde la gente muy amablemente nos va indicando el sendero que asciende hasta "su" Montaña.
Ya en verea nos damos cuenta de que es una senda perfectamente bien marcada que asciende lentamente en dirección al collado.
El camino plagado de curiosidades como son los árboles totalmente doblados por el viento, recordando que la fuerza aquí del viento del levante puede no tener límites..
Algún pastor disfrutando de la paz de las Montañas..
Poco a poco conseguimos superar el collado y disfrutar aún mas si cabe de las increíbles vistas que hoy nos regalan..
Aquí el equipo estaba cansado así que se quedaron en el collado esperando que yo subiera a la cima y luego les enseñara las fotos.. :-D
Una vez pasado el collado el camino gana inclinación y la verea se vuelve muy disfrutona. Decidí hacer un "recto" hasta la cima por un trepaero facil.
Las Montañas pueden ser altas, bajas, de roca, hielo, verticales, redondeadas, da igual, la alegría que siento cuando llego a ellas es enorme.. !! Son lugares mágicos !!
Tristemente y como siempre, toca abandonar este lindo lugar y desde la misma cima hacer otro "recto" y bajar hasta el collado de nuevo !!
Poco después les veo disfrutando de este magnífico día..
Una paradita para comer algo y disfrutar de las vistas de la Isla del Perejil jajajaja
A lo largo de la excursión veíamos como las botas de mi padre iban sospechosamente soltando trocitos negros hasta que ocurrió lo inevitable... jajajaja
Ya solo nos queda bajar hasta Belyounech de nuevo y volver a casa..
Y esto es todo amigos !! Nos vemos por las Montañas !!

2 comentarios:

  1. Diego, buen reportaje colega.
    Vaya tela con el piso de las botas... pa´berse matao.
    Por cierto, deberías dar mas movimiento a este estupendo blog.
    Un saludo... te veo por el foro...

    ResponderEliminar